Imprimir

Experiencias

Programa Lagunkate

Ayuntamiento de San Sebastián Gipuzkoa Creado: 07 Abr 2020 Actualizado: 29 May 2020

El programa Lagunkate surgió como respuesta a la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19, con el ánimo de anticiparse a las dificultades que esta situación puede ocasionar a las personas mayores, utilizando para ello una estrategia de acercamiento telefónico. Esta iniciativa del Ayuntamiento de San Sebastián se enmarcaba dentro del programa Donostia Lagunkoia,

Descripción

El programa consistió en telefonear a personas mayores de 65 años residentes en San Sebastián que vivían solas o con pareja de la misma franja de edad. La finalidad de esta iniciativa era triple:

  • Conocer cómo afecta la situación de emergencia sanitaria a estas personas.
  • Averiguar si disponían de los recursos y redes suficientes para satisfacer sus necesidades básicas (tanto de la vida cotidiana como de acompañamiento y apoyo emocional).
  • En caso de requerirlo, derivar a estas personas a los recursos adecuados.

Se trabajó por barrios, en aras de obtener una visión integral de la situación de cada uno de ellos y de facilitar derivaciones en el entorno más próximo. Las llamadas las realizaron profesionales de los servicios sociales, pero también de otros servicios municipales. En este último caso, se utilizó un cuestionario para dirigir la conversación y, a veces, un/a trabajador/a social realizó una llamada posteriormente. Las llamadas duraban de media, entre tres y cinco minutos y se calcula que cada profesional hacía unas 30 cada hora y media, tiempo tras el cual tomaba un descanso.

Lagunkate se desarrolló entre marzo y mayo, en dos rondas de llamadas. La segunda ronda pretendía no solo contactar con nuevos hogares, sino también realizar un seguimiento de aquellos que consintieron en ello en la primera ronda. En general, las personas contactadas agradecían la llamada y se encontraban bien, aunque en la segunda fase se detectó cierto desgaste y mayor emotividad (tristeza, angustia e incertidumbre).

Los recursos a los que se derivaba eran los que configuran la red de atención social y sanitaria de la ciudad, si bien puntualmente se derivó la red de voluntariado que funcionaba en los barrios para solicitar intervenciones concretas, como hacer la compra o llevar medicamentos a domicilio de personas que no podían salir de casa.

Alcance

Casi 170 profesionales de distintos departamentos municipales (Servicios Sociales, pero también Urbanismo, Medio Ambiente, Movilidad, Derechos Humanos, Educación, Turismo o Cultura) participaron en el programa realizando llamadas desde sus propios domicilios, en régimen de teletrabajo. En total, se hicieron más de 20.000 llamadas, que dieron pie a más de 1.500 horas de conversaciones.

En la primera ronda, se telefoneó a 16.037 hogares (23.655 personas) y se consiguió contactar con 11.832. Hubo 4.205 hogares que no respondieron a las llamadas y 2.618 de los que no constaba teléfono alguno. En la segunda ronda, se intentó conectar de nuevo con estos hogares, priorizando aquellos donde residían personas mayores de 80 años.

El 91% de los hogares con los que se pudo contactar comunicaron que no requerían apoyo específico, mientras que el 9% expresaron dificultades para hacer la compra, adquirir medicinas o para ocupar el tiempo, así como sentimientos de soledad y sensaciones de aislamiento o angustia. En cuanto a la información sobre apoyos facilitada:

Información complementaria

Experiencias similares en otros municipios