Inprimatu

Esperientziak

Emantik: haur ondoeza goiz esku-hartzeko programa

Andoaingo Udala Gipuzkoa Sortuta: 2021 Ira 22 Eguneratuta: 2021 Ira 22

EmanTik es un programa del Departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Andoain para la detección y atención precoz del malestar infantil y de cualquier tipo de violencia hacia niños, niñas y adolescentes.

Fundamentos

EmanTik se asienta en el trabajo en red construido desde hace más de tres décadas en el municipio de Andoain entre los servicios sociales y los centros escolares desde un enfoque comunitario. Se fundamenta en el enfoque de derechos a la infancia y la corresponsabilidad de operadores sociales, educativos y comunitarios a la hora de garantizar que los niños y niñas no sufran ningún tipo de violencia (Convención de los Derechos del Niño, art. 19 y observación general nº 13).

Nada es más importante para la vida emocional de las familias y para los sistemas de bienestar y de salud de una comunidad que la prevención y la detección temprana del sufrimiento. La experiencia y estudios en materia de desprotección señalan, además, que:

  • Cuanto más tarde se detecta un caso, más graves son sus consecuencias físicas, emocionales o sociales, lo que dificulta la recuperación.
  • Cuanto antes se detecte y se intervenga, mejores serán los resultados en la intervención con el niño, niña o adolescente y su familia.
  • La intervención temprana es mucho más eficaz y económica que la intervención tardía.

Objetivos

El objetivo principal de EmanTik es detectar precozmente entre el alumnado de primaria expresiones de sufrimiento infantil vinculadas a cualquier tipo de violencia. A través del programa, también se impulsa la educación emocional de niñas, niños y adolescentes, que es la que permite detectar ese sufrimiento.

Procedimiento

EmanTik se apoya en Kanjo, una aplicación informática innovadora que recoge de manera personalizada y sistemática las emociones de cada niño o niña desde su propia autopercepción. Tres veces al día (al llegar al centro, al volver del recreo y al final de la jornada escolar), y mediante un ordenador o tableta, la aplicación pide al alumnado que indique, de entre seis emociones básicas (tranquilidad, satisfacción, rabia, miedo, asco y tristeza), aquella que mejor refleje su estado de ánimo.

Aplicación informática en la que el alumnado registra su estado de ánimo
Interfaz del programa Kanjo
Fuente: EmanTik.

El análisis de estos datos y de su evolución permite en pocas semanas detectar cualquier tipo de estado emocional que salga de los patrones habituales y que puede indicar sufrimiento infantil provocado por situaciones de aislamiento, estrés intenso, bullying o trato inadecuado. Estos casos se ponen en conocimiento de las psicólogas del programa, que llevan a cabo el abordaje que consideran más apropiado, siempre en coordinación con el equipo docente del centro escolar.

Evolución

A pesar de la epidemia de covid-19, el proyecto se ha podido desarrollar con normalidad en el curso 2020-2021, el segundo desde su implementación. De cara al curso 2021-2022, dos de los centros participantes han solicitado ofrecer al personal de las jangelak (comedores escolares) formación sobre buen trato a la infancia, debido a la importancia de esos espacios para el bienestar infantil.

Helmena

  • Profesionales del programa: dos psicólogas.
  • Centros escolares participantes: Aita Larramendi Ikastola, La Salle-Berrozpe Ikastetxea y Ondarreta Ikastetxea (los tres centros de primaria existentes en el municipio).
  • Alumnado que utiliza la herramienta y se beneficia del programa: 700 estudiantes.
  • Casos atendidos en el curso 2020-2021: 78 (11,1% del alumnado total).

Transferigarritasuna

  • El paso de primaria a secundaria es motivo de reflexión. En algunos casos, supone un cambio de centro escolar, mientras que cuando el alumnado permanece en el mismo centro, el programa no tiene relación con profesionales de dicho ciclo.
  • La prevención escolar supone atender en edades lo más tempranas posibles, pero también atender lo antes posible una vez que un indicador surja. Por tanto, consideramos que el programa debería abrirse a otros agentes, como profesorado de secundaria, de haurreskolak (guarderías) o de centros de educación infantil, profesionales de la salud (pediatras, enfermeras pediátricas y matronas) y profesionales del ocio y el deporte. Además, así, se respondería a la necesidad de ofrecer una mirada global al sistema familiar, ya que podríamos coordinarnos, por ejemplo, con los tutores de los hermanos y hermanas de las niños, niños y adolescentes beneficiarios del programa.